Europa Press (Reino Unido), 11.12.2013

El Tribunal Supremo británico ha reconocido este miércoles oficialmente a Scientology como una religión y ha decretado que sus iglesias son lugares en los cuales se puede contraer matrimonio legalmente.

La sentencia del Alto Tribunal da la razón a Louisa Hodkin, una mujer a la cual las autoridades prohibieron celebrar su matrimonio en una capilla de la Iglesia de Scientology en Londres con el argumento que no era un lugar donde se pudiera contraer matrimonio. Las autoridades utilizaron una resolución del 1970 que decretaba que Scientology no estaba considerada como religión porque no implicaba un culto religioso.

El Supremo admitió a trámite de manera unánime el recurso presentado por Hodkin, sentenciando que la resolución del 1970 era anacrónica en su definición de adoración religiosa como «reverencia o veneración por Dios o por un ser supremo».

«La religión no tiene que confinarse a aquellas religiones que reconocen una deidad suprema», ha asegurado el juez del Supremo Roger Grenfell Toulson. «Hacer ésto es una forma de discriminación religiosa inaceptable en la sociedad actual», ha añadido, haciendo referencia que este criterio podría excluir, entre otros, al budismo, la religión no teísta más grande del mundo.

El Supremo ha asegurado que no es trabajo del Registro General de Nacimientos, Matrimonios y Defunciones el aventurarse con «sutilezas teológicas o litúrgicas» y ha declarado que la Iglesia de Scientoloy tienen que registrarse como un lugar apto donde se pueda llevar a cabo la celebración de matrimonios.