Agencia EFE (España), 10.12.2013

El movimiento Campamento Dignidad en Extremadura ha criticado que el Banco de Alimentos de Badajoz «niegue» y no facilite alimentos a 300 personas que «los precisan para subsistir» y que forman parte de este colectivo en Mérida, Almendralejo y Montijo (Badajoz).

La representante del Campamento Dignidad en Extremadura, María Luisa Prudencio, ha dicho a los medios que el Banco de Alimentos de Badajoz se había comprometido a facilitarles productos hasta que el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) pudiera llevar a cabo su distribución.

Prudencio ha dicho que a la presidenta del Banco de Alimentos, Carmen de Aguirre, «no le ha parecido bien» que desde Campamento Dignidad se repartieran productos de la ONG «a las puertas de dos estamentos públicos, el Sexpe y la Asamblea de Extremadura».

Ha recordado que primero se repartieron 45.000 bolsas del Banco de Alimentos junto al Servicio Extremeño de Empleo (Sexpe) para mostrar el problema del paro; y después en la Asamblea, para señalar que «los políticos ganan mucho dinero por representar a los ciudadanos».

«Desde los Campamentos Dignidad en Extremadura solo queremos mostrar que hay muchas familias que no pueden dar ni alimentos para desayunar a sus hijos antes de ir al colegio», ha manifestado María Luisa Prudencio.

Prudencio ha acusado a Carmen de Aguirre de «negarnos los alimentos» y además «ni ha querido recibir una carta que íbamos a darle», según Prudencio, quien ha expresado que «esta supernumeraria del Opus Dei nos acusa de hacer política con los alimentos, y quien hace política es ella».

«El Banco de Alimentos de Badajoz sufre la desgracia de tener al frente a una mujer que hace discriminación de pobres, pues ya nos dijo en una reunión que no daría a las gentes que protestaran», ha aseverado la activista.

Prudencio ha realizado una rueda de prensa «en la calle», a las puertas del Ayuntamiento de Badajoz, junto a los también miembros del Campamento Dignidad Diego Cayuela y Petri Parejo para denunciar esta situación y exigir a la Junta que abone la renta básica.

En su opinión, la población debe «levantar la cabeza» y decir «basta ya» a la injusticia que se sufre en Extremadura, y protestar ante el Gobierno de la comunidad por no haber entregado aún la renta básica.

Una renta básica «aprobada el 9 de mayo pasado y que solo la han recibido 200 personas; pedimos que al menos la faciliten a las 14.000 que el Ejecutivo autonómico reconoce, aunque son muchas más», ha apostillado.

Ha expresado que Campamento Dignidad es un movimiento que «reivindica los derechos fundamentales de las personas», y en la actualidad hay 73.000 ciudadanos cuya alimentación «depende» de los Bancos de Alimentos de Extremadura, unos 39.000 en Badajoz.