Río Negro (Argentina), Florencia Bark, 17.12.2022

“Muchos creen que para atraer gente pueden cubrirse detrás de la palabra de Dios y hacen de esto, un negocio. Se juega con la necesidad de la gente”. Las declaraciones del pastor Fabio Huenchunao, presidente de la Asociación de Pastores de Iglesias Evangélicas de la Provincia de Río Negro (Apier), llegaron en medio de una polémica por pastores de Roca denunciados por estafas con viviendas en la región.

Un antecedente en Jacobacci, donde un “tal” pastor de la provincia de Buenos Aires llegó huyendo de la justicia por estafas y abrió una iglesia, marca que no es la primera vez que se reciben este tipo de denuncias. Cuando se empezó a investigar, esta persona desapareció del mapa.

“Queremos legalizar todas las iglesias porque están los pastores verdaderos, pero también están los falsos”, aseguró el pastor de Fernández Oro y líder provincial, ante RIO NEGRO. “Vemos muchos pastores que no tienen papeles, que abren una iglesia y nadie habilita nada. No hay una personería jurídica, no hay una credencial, eso es una iglesia ilegal, es una falsa iglesia, un falso pastor”, aseguró.

Es que luego de la pandemia y frente a la profunda crisis económica, en los barrios populares de la región se expandieron las congregaciones religiosas, principalmente evangélicas. En grandes templos, iglesias pequeñas en desarrollo y hasta casillas precarias. En Río Negro, basta con recorrer las zonas alejadas del centro para encontrar una iglesia cada dos cuadras. Con y sin personería jurídica, inscriptas o no, llevan adelante reuniones y encuentros a las que asisten los feligreses.

“Hay una cantidad de pequeñas congregaciones que no tenemos idea de quienes son”, aseguró el presidente de la Federación del Consejo Pastoral Evangélico de Roca, Isaac Riquelme. “Cuando la situación económica del país se pone muy mala, normalmente la gente recurre a las iglesias, antes que a un organismo del Estado. Básicamente porque hay contención y una ayuda tangible no solo promesas”, lanzó el referente de Roca.

En todo Río Negro ya son un poco más de 969 las entidades religiosas inscriptas en el Registro Nacional de Cultos y más de 756 en Neuquén. Pero no coinciden con la cantidad de iglesias evangélicas que los propios referentes del credo saben que habitan en el territorio.

Según el máximo referente evangélico de Río Negro, sobre entre Roca, Cipolletti, Bariloche y Viedma hay 800 iglesias y en toda la provincia ya superan las 1.000. Se estima que sólo en Roca, son más de 200 bajo la órbita de la Federación y el Consejo Pastoral. Con esas cifras, en esa ciudad cabecera del Alto valle (Roca), había una iglesia cada 600 habitantes.

Una franja desconocida, y hasta ahora inconmensurable, está por fuera de las entidades y no forman parte de los registros lo cual está generando preocupación ante la sola posibilidad de irregularidades, o bien de estar ante impostores. No obstante, hay algo que aún se conoce menos y es la cantidad de pastores habilitados. En eso están trabajando, según reconoció el propio Huenchunao.

“Lo religioso” como medio

“Muchas personas utilizan lo religioso para cubrirse de lo mal que están haciendo” y por eso insisten en la necesidad de la creación de Oficinas de Culto en el ámbito de los Estados Municipales, como vía para regularizar la situación en Río Negro.

“Es una manipulación de gente que conoce algo del evangelio y lo usa para esos fines”, contó el rionegrino y dijo que esto no es solo un problema inherente a la región, sino también nacional.

En una entrevista con RIO NEGRO, Héctor Núñez, pastor y coordinador de la Mesa Provincial de Ministros de Neuquén, aseguró que hasta donde conoce no hubo denuncias contra pastores por delitos de ninguna índole en su jurisdicción. “A veces pasan cosas que tienen que ver más con lo privado (de los pastores) que con lo religioso. Como inconvenientes en el matrimonio, con los hijos”, explicó. Además, comentó que el trabajo entre Río Negro y Neuquén es coordinado y conjunto con reuniones semanales.

Desde Neuquén, dijo que trabajan arduamente para que cada comunidad de la iglesia evangélica este registrada en Cultos, no solamente en Nación sino que se empadrone en los registros municipales”, dijo. Además, contó que actualmente un grupo que quiera adorar cualquier cosa se puede registrar, y si no lo hace, no hay un poder de policía nacional, provincial ni municipal que lo regule y/o controle.

En el país hay dos entidades que congregan a las iglesias evangélicas. La Alianza Cristiana de la Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) que nuclea a casi el 70% de las iglesias y la otra es la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE).

Inscripciones

Todas las organizaciones religiosas comprendidas en la Ley 21.745 deben estar registradas, a excepción de las que profesan la religión católica apostólica romana, ya que tiene otro status jurídico. Deben cumplir ciertos requisitos y presentar documentación. Es un trámite gratuito para el cual no se necesitan gestores ni patrocinio letrado.

Según indicaron extraoficialmente, es común que existan irregularidades en el sector evangélico ya que es más propenso que otras religiones por su estructura organizativa un tanto más horizontal y no tan verticalista. La Secretaría de Culto de Nación no tiene poder de policía.

Cuántas son

969 entidades religiosas están inscriptas en Río Negro en el Registro Nacional de Cultos como indica la Ley N° 21.745
756 entidades religiosas hay en Neuquén, inscriptas en el Registro Nacional de Cultos.
En todo el país: 20.000 iglesias evangélicas en todo el país nuclea Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera), el 70%.
El caso: fueron denunciados en Roca y cerraron el templo
Ya son tres las entidades religiosas y estatales que aseguran que Néstor Fabián Jaramillo y Jaqueline Mercado, apoderados de AZ Construcciones, empresa con cerca de un centenar de denuncias en la región; no están registrados y no cuentan con respaldo legal de ningún tipo como pastores de la iglesia evangélica.
Yonatan Quevedo, presidente y pastor de “Auditorio de los Milagros”, denominación a la que presuntamente pertenecían los denunciados, hizo saber a través de una carta a la Federación del Consejo Pastoral de Roca (15/12) que “no respalda a nadie en la ciudad de General Roca”. “Nadie puede convocar a reuniones a nombre de nuestra denominación”, lanzó desde Buenos Aires.
RIO NEGRO dialogó con funcionarios del Registro Nacional de Cultos dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nación, quienes confirmaron las versiones de ilegalidad. “No están registrados (como pastores), tampoco la iglesia Visión de Futuro en esa localidad”.
Los denunciados pastoreaban una congregación en Roca, que con el correr de los años fue cambiando de lugar y de denominación. Según los propios damnificados, empezaron con células en casas y terminaron con un templo en pleno centro, en Avenida Roca y Mariano Moreno. Hace poco más de un mes cerraron las puertas y los feligreses quedaron a la deriva.
Al menos tres fuentes de este medio entre damnificados, miembros de la congregación y exempleados de la constructora; sostuvieron que se valían de la religión no solo como puerta de entrada para vender casas, sino también los acusaron de reclutar mano de obra.
Piden la creación de Oficinas de Culto a los intendentes
Como parte de un plan de regularización, desde la Asociación de pastores de Río negro piden a los intendentes de las 39 localidades la creación de Oficinas de Culto, como organismo del Estado Municipal que trabaje en conjunto con los consejos pastorales con el fin de “legalizar” a todas las iglesias evangélicas.
Dijo que hay seis localidades de Río Negro en donde ya se avanzó con esto como es Viedma, Regina, Fernández Oro, Maquinchao, San Antonio Oeste y Los Menucos. En el caso de Oro, comentó que pasaron de ser 17 iglesias a 34, ya que una parte se registró.
Huenchunao dijo que hay iglesias en todo el territorio provincial, en las 39 ciudades y las 36 comisiones de fomento y de a poco van generando los Consejos Pastorales para organizar la estructura. Las comisiones están conformadas por pastor, pastoras, presidentes, tesoreros y vocales.
“Pedimos a todos los intendentes que por favor nos escuchen para que en cada localidad haya una oficina de culto para normalizar, legalizar y poder tener un numero exacto de todas las iglesias evangélicas”, aseguró el referente.
Qué tener en cuenta y dónde denunciar
A la hora de insertarse en una congregación, una persona puede verificar si la iglesia tiene respaldo legal y fichero de culto. Puede corroborarlo en el Registro Nacional de Cultos, si es parte de las Federaciones y Asociaciones locales y provinciales de Pastores e Iglesias y personería jurídica.
“(Un pastor) debe tener los estudios teológicos que corresponden. Nosotros tenemos que estudiar y prepararnos como cualquier profesión. Pasamos por cuatro o 5 años de seminario”, comentó Riquelme; incluso hay doctorados.
Por otro lado, es esperable que el pastor o pastora lleve una vida coherente a la ideas que practica y que no posea antecedentes.
Ante alguna irregularidad, las personas pueden denunciar ante los Consejos Pastorales, con asiento en cada una de las localidades. Desde ahí, el camino de la denuncia es a nivel provincial, donde se podrían tomar cartas en el asunto.