ABC (España), 16.11.013

Un total de 35 alumnos procedentes de toda España tratan de acercarse durante este fin de semana en Ávila a las diferentes técnicas de meditación de una forma práctica dentro del seminario «Meditación, mindfulness y psicoterapia: Introducción a la meditación».

Se trata de un seminario incluido dentro de los Cursos de Otoño de la UNED, que va dirigido a los interesados en el conocimiento de la meditación, como camino de autoconocimiento y amplitud de la conciencia, aunque de manera especial a los psicólogos y otros profesionales de la salud interesados en estas práctica.

Según ha explicado hoy a Efe el director del curso, Miguel A. Santed, aunque estos cursos han bajado de forma generalizada por la crisis, aún existe «bastante demanda» de este tipo de enseñanzas desde hace décadas.

«La demanda sigue siendo alta, pese a la crisis», ha reconocido Santed, quien señala que en las últimas décadas se ha producido una incorporación de estas técnicas a la psicoterapia, algo que en España ha tenido su correlación en los últimos diez años bajo la modalidad de mindfulness -atención plena-.

Según ha explicado, inicialmente estas técnicas eran empleadas en la reducción del estrés y la ansiedad, así como a la mejora de las diferentes condiciones psicosomáticas, si bien luego se emplearon igualmente en la prevención de recaídas en la depresión y para el tratamiento límite de la personalidad.

«Ahora se extiende a gran variedad de condiciones psicopatológicas», ha comentado Miguel A. Santed, quien ha apuntado que la meditación se utiliza junto a otras técnicas terapéuticas de forma integrada, produciendo efectos «beneficiosos» en la mejora del estrés, por ejemplo, o produciendo «cambios» en el sistema nervioso central.

Por su parte, una de las ponentes de este seminario, Mónica Rodríguez, ha reconocido a Efe que este tipo de técnicas de meditación son «muy demandadas», aunque ha incidido en lo «importante» que resulta aprender a meditar con un maestro, ya que no puede hacerse en poco tiempo.

Asimismo, ha incidido en la trascendencia de que este tipo de asuntos haya sido recogido desde el ámbito académico y universitario, abordándolo «desde la seriedad que conlleva», teniendo en cuenta la alta demanda existente por parte de la sociedad.

En este contexto, ha lamentado el hecho de que «pocas instituciones» recojan esta «sed de espiritualidad, que no de religión».

Rodríguez ha apuntado que «cuanto más preparadas están las personas, cuanto más cultas son, cuanto más se preguntan por el sentido de su propia existencia y del sentido de la vida, más necesitan una respuesta que trascienda su propio yo».