La Nueva España, Saúl Fernández, 8.06.2005

La ONG Humana trabaja para alargar la vida de la ropa usada y lo hace, desde Europa, para el Tercer Mundo. Esta organización nació en los países escandinavos en la década de los setenta y desde entonces enfoca todos sus esfuerzos hacia el África austral. Los responsables de la entidad en Asturias presentaron sus actividades en el Club de LA NUEVA ESPAÑA. Esta charla corrió a cargo de Mario Cabral, embajador de la federación para la relaciones externas, Silvia Pombo, delegada para Asturias y Galicia, y Damián Hernández, voluntario de Humana en Mozambique. Cabral afirmó que «la ropa usada financia programas de ayuda en África».

La ONG surgió en Dinamarca en los años setenta, «poco después de las revueltas de 1968», señaló Mario Cabral, ex ministro de Guinea Bissau en diversas carteras y actual embajador de la asociación. Recordó los inicios de Humana: «Unos jóvenes nórdicos, rubios, llegaron a mi país con el deseo de «hacer algo» por África. El presidente de la República me presentó a aquellos chicos. Ahí empezó todo, en Bissau. En la actualidad la sede mundial se encuentra en Zimbabue». La asociación llegó a España en 1987.

Silvia Pombo explicó que la ONG a la que representa colabora con 800 ayuntamientos en España. «Ellos nos dan permiso y la gente lleva la ropa a los depósitos», explicó Cabral. Silvia Pombo dijo que a lo largo del año pasado en Asturias se recogieron 1.085 toneladas de ropa usada, 137 de ellas sólo en Avilés.

Tras la recogida se lleva a dos naves de selección de ropa y se distribuye de la siguiente manera: un cuarenta por ciento se remite a África, un cuarenta por ciento se distribuye por las tiendas de segunda mano de la asociación y el resto se recicla. El dinero obtenido se emplea, como explicó Cabral, en hacerse cargo de los gastos de la ONG y en financiar más de cien programas de ayuda en África.