Europa Press (España), 8.04.2022

La Asociación Víctimas de Pederastia de la Iglesia Navarra (AVIPIN) y la Asociación Nacional Infancia Robada (ANIR) han publicado un manifiesto para dar un «no rotundo» a la investigación encargada por los obispos españoles al despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo. En concreto, expresan su «total rechazo y desconfianza» a la propuesta de la firma legal al entender que «está viciada de raíz» pues su presidente es miembro del Opus Dei.

Además, critican que el grupo de expertos formado por Cremades está compuesto por muchos «letrados y jueces» y que «omite» a las víctimas de los abusos sexuales en la Iglesia.

«Mientras el Papa anima a poner en el centro de la mesa a las víctimas, el despacho de Cremades las omite y se dedica a realizar un sobrecogedor despliegue de poderío con tanto contacto jurídico nacional e internacional, eso sí, con cargo a las arcas de la Iglesia. ¡Ni en un tribunal se tendrían que enfrentar las víctimas a tanto letrado y jueces!», señalan las asociaciones en el manifiesto, al que ha tenido acceso Europa Press.

Asimismo, apuntan que «no se trata de expertos en víctimas de abusos sexuales en la Iglesia», de ahí que, según lamentan, «hasta ahora no han tenido la más mínima empatía con las víctimas». «Con cada paso que da al frente el referido despacho revictimiza más aún si cabe a las víctimas», aseguran.

Un ejemplo de ello, según precisan, es el cuestionario inicial que se les envía a modo de recogida de datos y resumen de los abusos sufridos que, a juicio de las asociaciones, «obedece más a la metodología de una recogida de datos de víctimas de gastos de hipoteca que de víctimas de abusos sexuales».

«Las víctimas de ambas asociaciones lejos de rimbombancias lo que realmente necesitan es comprensión y cercanía con expertos de a pie de calle como los buenos pastores», afirman.

Tampoco confían en la «pluralidad ideológica» anunciada por el despacho de abogados Cremades & Calvo-Sotelo en relación a su grupo de expertos. «Bajo esa apariencia de transparencia simulada está la parte más retrógrada y negacionista de esa Iglesia marmórea», denuncian.

Finalmente,  los firmantes del documento niegan «rotundamente» que hayan mantenido ninguna reunión entre sus asociaciones (ANIR, AVIPIN) y dicho bufete.