Diario de Mallorca, Guillem Picó, 18.05.2006

La asociación, con sede en Barcelona, dedicada a ayudar a familias, miembros y ex miembros de grupos de manipulación psicológica, ha recibido durante este año una treintena de consultas de ciudadanos de Mallorca relacionadas con la secta «Revelance», denunciada por estafa piramidal en el programa «Teleobjetivo» de TVE, el domingo.
Miguel Perlado, psicólogo y psicoterapeuta especialista en sectas, explicó ayer a Ultima Hora que «desde hace dos años y medio estamos recibiendo bastantes consultas de familiares o amigos de gente que está dentro de ‘Revelance’, hay algunos que vienen a vernos y la mayoría son del sur, de Granada, Jaén o Sevilla. De Mallorca hemos tenido entre 25 y 30 consultas desde que empezó el año por este tema».
Respecto a «Revelance», Perlado indica que «funciona como una red que se va extendiendo, cuando entras te piden posibles contactos, abonas una cantidad de dinero con la promesa de que obtendrás un rendimiento económico y te dan productos para que los vendas, pero sólo quieren dinero, dinero y dinero, nosotros no hemos detectado ningún caso con ‘Revelance’ en el que haya habido beneficio».
Perlado destaca que las personas que «entran en estas sectas sufren cambios de comportamiento, se alejan de la familia, demuestran un frenesí y una implicación en un proyecto que creen que es iluminador y se implican económicamente».
«Las personas que están dentro intentan convencer a familiares y amigos y cuando éstos lo rechazan se crea tensión y hay un distanciamiento», agregó Miquel Perlado.
En el caso de «Revelance», sus miembros deben vender productos de limpieza que, según ellos, «aportan una gran cantidad de ventajas, tanto al usuario como al medio ambiente». Hace unos días dos mujeres se personaron en un domicilio de Palma y convencieron a la dueña para que comprara dos productos, por 17 euros cada uno. En la etiqueta indica que «no se venden en tiendas» y sus nombres son «Kilimanjaro» y «Everest». Hay que diluirlos con agua y sus aplicaciones son varias. Con el primero se puede dar blancura a la ropa o limpiar porcelanas, mientras que el segundo permite cosas tan diversas como limpiar mascotas, regar plantas o lavar ropa delicada a mano.
Perlado señala que «hay incertidumbre sobre el origen de estas sectas, como antes pasaba con Amway y Herbalife, es gente que sale un día, monta un chiringuito y cuando empieza a tener problemas y salen noticias negativas, desaparecen y después vuelven a funcionar con otro nombre». «De hecho se sabía que se iba a hacer un reportaje en televisión en su contra y la página web de ‘Revelance’ ha dejado de funcionar», concluyó Perlado.