El País, 13.12.1978

La secta religiosa Templo del Pueblo, que ha protagonizado recientemente el suicidio colectivo de Guyana, es una de tantas organizaciones de oscuras motivaciones y comportamientos paranoicos que han encontrado caldo de cultivo en la sociedad norteamericana. Hace algunos días, una de estas sectas, Ramada Synanon, intentó eliminar al abogado que había defendido a un matrimonio que se querellaba contra la organización. El abogado, que logró salvarse de la picadura de una serpiente de cascabel enviada a su domicilio por miembros de la secta, denunció a su director, Charles Dederich. A partir de la detención de éste salieron al descubierto las actividades ilegales y desviadas de este extraño colectivo, en el que los hombres están obligados a hacerse la vasectomía, las mujeres a abortar y a practicar el cambio de parejas.

Paul Morantz, abogado californiano, se dirigió como todas las mañanas a recoger su correo. Dentro del buzón se hallaba una serpiente de cascabel de metro y medio de largo. Gracias a la rapidez con que fue conducido al hospital se salvó de una muerte segura. Este incidente desencadenó una investigación policial que probablemente ha evitado una tragedia cómo la recientemente ocurrida en Guyana.

Para Morantz no había duda de los autores del atentado. Había recibido anteriores amenazas de la organización Synanon, por actuar como abogado defensor en una querella interpuesta en su contra por un matrimonio de ex miembros de la organización. La denuncia de Morantz contra Synanon dio comienzo a la revelación de numerosas actividades ilegales de su fundador, Charles Dederich, y a su posterior detención.

Fundada en 1958, Synanon tenía como objeto la rehabilitación de alcohólicos y drogadictos. Su fama se extendió rápidamente, no sólo en Estados Unidos, sino también en el extranjero. La televisión hizo varios reportajes sobre la labor social que estaba llevando a cabo e incluso se publicaron algunos libros. Millones de dólares fueron donados por poderosos hombres de negocios. Se fundaron numerosos poblados de tipo comunal, en siete condados californianos. En Alemania, Filipinas y Malasia se crearon comunidades.

«Vamos a crear un mundo nuevo»

De acuerdo con ex miembros de la organización, en sus comienzos Synanon y sus ideales eran maravillosos. La gente era feliz, los poblados estaban situados en medio de parques y ríos. Todo era perfecto. «Nosotros íbamos a crear una institución americana nueva, seríamos los líderes, ibamos a crear un mundo nuevo.»Dederich era una persona fabulosa, brillante, y, sobre todo, tenía un gran sentido del humor. Pero, aunque Synanon fue creado para la rehabilitación de alcohólicos, los miembros encontraron en varias ocasiones a Dederich embriagado.

Gradualmente la organización se fue deteriorando. Synanon se transformó en una organización híbrida, una mezcla de negocio rentable y culto autoritario. La disciplina entre los miembros se mantenía con los fusileros marinos imperiales, provistos de un arsenal de armas valorado en más de 300.000 dólares.

En 1970, el número de miembros era de más de 10.000, pero a partir de este año bajó sensiblemente. Las razones, según los miembros, fueron las reformas introducidas por Dederich, tales como vasectomías obligatorias para los hombres y abortos para las mujeres. Dederich obligó a casi 230 matrimonios a divorciarse, ordenándoles a la práctica del swinging (cambio de parejas).

Financieramente, por el contrario, Synanon era cada vez más poderosa, calculándose, actualmente, en más de cincuenta millones de dólares su activo, depositado en bancos canadienses, suizos y alemanes.

Aparentemente, durante los últimos meses Synanon estaba atravesando un período turbulento, dado el deterioro mental de su líder y la lucha interna entre la hija de Dederich y su ayudante, Dan L. Garret, por ocupar su puesto. También parece que preparaba un éxodo a un país extranjero, ya que durante las últimas semanas numerosos miembros del grupo habían solicitado pasaporte.

Paralelismo con Templo del Pueblo

Los investigadores del caso se han sorprendido de los muchos puntos de contacto entre Synanon y Templo del Pueblo, la secta dirigida por el fallecido Jim Jones. Ambas organizaciones acogían a drogadictos, prometían a sus miembros un tipo de vida utópico, organizaban sus vidas en comunas ambos líderes eran autoritarios. En las dos organizaciones se hizo acopio de armas y la idea original de luchar contra la violencia fue reemplazada gradualmente por un régimen severo y paranoico en lo relacionado a deserción de sus miembros y a cualquier tipo de crítica.Cuando se termine la investigación, Dederich tendrá que responder a acusaciones de terrorismo, asalto a personas, intentos de soborno, malos tratos y violación de numerosas leyes.